Marvin Martinez

Guatemala WorldClass Bartender of the Year 2015

Cuenta la leyenda que todo comienza un 7 de noviembre de 1988 que vi por primera vez la luz… no me acuerdo pero así me cuenta mi familia. (Puede ser mentira).

He tenido una larga trayectoria de procesos y caminos en la vida antes de ser cantinero, desde una institución militar, leyes, hasta un hospital y estudios de fisioterapia en la universidad. Nada de esto me llenaba a totalidad como persona y al igual que la gran mayoría de personas trabajaba en lugares que no me gustan, lo hacía por el dinero que recibía al final del mes (migajas del pan de la oligarquía).

En Guatemala la gran mayoría laburan en empleos que no les gustan y hasta detestan, sin miedo a equivocarme puedo decir que es más del 70% de los trabajadores… ¿Cómo lo sé? En sus redes sociales los lunes es como leer un periódico amarillista sobre su trabajo, yo fui parte de esta gran mayoría hasta que decidí encontrar o morir en el intento lo que me hiciera feliz.

Encontré el mundo de los bares y la vida de noche como algo que me gustaba más que todo lo que había vivido en mi búsqueda por encontrar lo que amaba, lo que me hacía ser más yo, lo que me sacaba una sonrisa, lo que me hace sentir libre.

Al iniciar en los bares (perdí la cuenta de cuantas barras he atendido) solo sabía pasar cervezas y los cocteles clásicos que se conocen en Guatemala (buenos pero quemados como canción de moda) y como le llamamos los guatemaltecos maquila de veneno barato.

La coctelería es algo que no tenía un valor en Guatemala y si quería entrar al mundo de la cocteleria tenía dos opciones, meterme de cabeza en el aprendizaje fuera del país (no había un lugar para desarrollarla en Guatemala) o implantar una cultura en mi país para que la gente apreciara el arte detrás de cada coctel tomado.

Un día de Marzo del 2014 me despierto con la noticia de parte de mi hermano cantinero Mario Alarcón de que la plataforma más prestigiosa de coctelería en el mundo (World Class Competition) buscaba un talento en Guatemala para representar en el mundial de cocteleria en Londres, decidí inscribirme y por azares del destino no logre mi inscripción, de igual manera asistí a cada eliminatoria a presenciar la actuación y el desarrollo de cada participante, me di la oportunidad de conocer a varios colegas que están igual de locos que yo por la vida de un cantinero. No menciono nombres para no olvidar a nadie pero dos de ellos hoy son mis socios en “Alquimia Cocktail Room”… Raúl Cojolon el ganador de la edición Guatemala 2014 en World Class y Mario Alarcón quien conocí tiempo atrás (con una cerveza en mano).

A raíz de esta competencia en el 2014 en Guatemala decidí prepararme para la siguiente edición en la cual sabía que habría gente más preparada, gente con mucha experiencia, gente con muchas ganas de ganar al igual que yo y mucha más evolución en la coctelería guatemalteca de parte de cada cantinero.

Se llegó la edición 2015 de World Class Competition y 4 meses de eliminatoria entre cantineros conocidos, otros que nunca había visto y otros que vería muy seguido a raíz de estos días… Logre pasar al último día de eliminatorias donde solo quedábamos 10 participantes, 2 eliminatorias más y 3 pruebas que pondrían nuestras virtudes a tope.

Mi gran sorpresa este día fue haber sido seleccionado para representar a Guatemala en el Global World Class Competition en South Africa, y claro casi me da el patatush (malestar que solo nos da a los guatemaltecos y a nadie más).

Previo a la gran final global en South Africa nos toca reunirnos a los 8 representantes de Latinoamérica en Panamá para el bootcamp donde me daría cuenta de cuanto cambiaria mi vida el ser cantinero y meter amor como ingrediente principal en cada coctel… Mafer Tejada, David Romero, Félix Cuevas, Clark Jiménez, Mike Norat, Kennedy Nascimento y Cesar Acero, quienes se volvieron familia no solo por unos días sino para siempre bajo el nombre de #8Cantineros a quienes espero ver exitosos y apasionados en el mundo de la coctelería como hasta ahora lo han hecho.

A mi regreso a Guatemala tengo la dicha de representar con mi cocteleria las marcas de Diageo Reserve y comenzar el plan de mi bar el cual ahora es una realidad con 3 socios y amigos más a los cuales estoy seguro que como a mí nos ha cambiado la perspectiva de un negocio, ya que no solo es un negocio sino un placer el poder formar parte de la FAMILIA ALQUIMIA y cada día crear sonrisas y experiencias con la gente que aprecia lo que hacemos.

Una vez me preguntaron como describía mi sentimiento por la coctelería y fue así:
Recuerdan la escena de Pulp Fiction donde Vincent Vega (John Travolta) debe de sacar de paseo a Mia Wallace (Uma Thurman) esposa de su jefe Marsellus Wallace (Ving Rhames) y decide ir un poco relajado en el viaje de camino y decide pasar con su drug dealer por un piquete de caballo, la expresión de que se olvida de todo el mundo y disfruta su camino no tiene precio … así es para mí la coctelería, una droga, no importa lo bueno o malo que sea un día para mi … estar atrás de la barra siempre me hace disfrutar la noche, me hace reír, olvidar, compartir y crear.

Donde hay amigos hay cocteles, donde hay cocteles siempre habrá amigos