Crecimiento de la coctelería en Guatemala

22 de Marzo del 2017 - Marvin Martinez

Hoy en día en el país podemos ver a muchos más consumidores de coctelería y más amantes de una hostelería culta a la hora de salir con amigos en un fin de semana o después de un día laboral.​

La coctelería no solo es una moda como muchos creen, es una cultura que cada día toma fuerza y marca un precedente. Desde el ambiente de la barra, la elección de un buen destilado, las nuevas y creativas mezclas y claro un bartender capacitado y apasionado por su trabajo.​

El crecimiento de la cultura de la coctelería en Guatemala se está dando a pasos agigantados por medio del apoyo de muchas marcas y la decisión de muchos bartenders independientes que decidieron abrir esos pequeños bares donde se le rinde culto al buen beber y al tiempo con los amigos. Esto da paso a explotar la creatividad que por mucho tiempo estuvo vetada en los bartenders por los bares y discotecas donde solo se maquilan bebidas sin el más mínimo control de calidad. Este crecimiento llega como respuesta a la necesidad de complacer a ese mercado siempre en busca de algo nuevo, algo creativo, nuevas fórmulas y sabores.​

No obstante el crecimiento de los bartenders depende en gran manera de sí mismos, del deseo de aprender cada día algo nuevo, las ganas incontenibles de comprar un nuevo libro de coctelería, invertir siempre en el aprendizaje y equipo nuevo, una nueva creación con bases y técnicas aprendidas para poner en práctica los nuevos conocimientos (prueba y error con los colegas y amigos y la obra maestra con nuestros clientes y amigos en barra).

Una de las ventajas para los amantes de la coctelería al visitar estos nuevos bares es conocer y compartir sobre las nuevas tendencias de la coctelería en el mundo y las creaciones de la coctelería local, desde la ya conocida era del Gin&Tonic que viene abarcando gran cantidad de paladares desde hace al menos 10 años, un buen cóctel envejecido en barrica y hasta la perfecta recreación de un cóctel clásico como en la época de oro de la coctelería y el tiempo de la prohibición del alcohol en Estados Unidos. También cabe mencionar que no hay que dejar por un lado como parte de la creatividad de la coctelería la reinvención en cuanto a las ilimitadas e infinitas formas de mezclar un sabor o técnica nueva en el sabor de un buen clásico.​

El arte de la coctelería en cuanto gustos no tiene edad, vemos en las barras de coctelería a jóvenes entre 25 a 35 años bebiendo un buen Negroni como a personas mayores de 50 pidiendo coctelería creativa o variaciones de un Gin&Tonic. Tampoco tiene género como muchos piensan al catalogar los cocteles de baja graduación alcohólica como “cocteles de mujer” y los de graduación alcohólica fuerte “cocteles de hombre” ya que hay muchas mujeres que saben disfrutar de un buen Old Fashioned y hombres que disfrutan de un elegante Gin Fizz o una Margarita.​

De lo que podemos estar seguros es que esta bella cultura de la coctelería llegó a Guatemala para quedarse y seguirá cautivando paladares y adquiriendo simpatizantes y partidarios cada vez más exigentes y conocedores lo cual nos obliga a los bartednders a adentrarnos cada vez más al estudio y pasión por investigar todo acerca de la coctelería desde la historia, aromas, densidades, volumen alcohólico, etc. Hasta encontrar ese equilibrio y armonía.​

Así que a visitar bares de coctelería y a buscar tu cóctel favorito.​

¡Salud por los amigos!